África exige entre 67.000 y 200.000 millones por el cambio climático

Los países africanos, de forma conjunta, solicitarán entre 67.000 y 200.000 millones de dólares para mitigar los efectos del cambio climático en el continente. Una notícia a cargo de Izaskun Sánchez Aroca que encontramos en el Periódico Diagonal del pasado 1 de octubre.  Es de importáncia capital entender que esta vez África esté representada en un bloque conjunto. Otras propuestas del Sud Global se esperan estas próximas semanas antes de la cumbre de las Naciones Unidas en diciembre.

El binomio África y cambio climático adquiere cada vez dimensiones más
dramáticas. De ello son conscientes los mandatarios africanos que por
primera vez en la historia irán con una postura de exigencias mínimas
a la próxima cumbre de la ONU sobre Cambio Climático en Copenhague. Un
hecho histórico no exento de interrogantes de cara a la reacción de
los restantes países y de la materialización de posibles compromisos.

El acuerdo se fraguó en un encuentro a finales de agosto en Addis
Abeba, sede de la Unión Africana (UA). Allí se reunió la comisión de
negociación para la cumbre, formada por diez países que representan a
todos los miembros de la UA. Con Meles Zenawi, primer ministro etíope,
a la cabeza, la comisión acordó exigir en Copenhague dos puntos
básicos: una compensación económica estimada entre los 67.000 y
200.000 millones de dólares al año para combatir los efectos del
cambio climático, y el compromiso por parte de los países
industrializados de reducir sus emisiones.
Si no existe un pacto
mínimo en este último punto, África amenaza con retirarse de las
conversaciones de la cumbre. Así lo anunció Zenawi: “Si es necesario,
estamos preparados para abandonar cualquier negociación que suponga un
nuevo expolio de nuestro continente”.

Además afirmó que están dispuestos a dialogar con cada país pero que
utilizarán las cifras para deslegitimar cualquier acuerdo que no
cumpla estos requisitos mínimos
. “África no debe ser contemplada como
un caso de caridad en las negociaciones globales”. Para el primer
ministro etíope, no se trata de pedir compensaciones económicas por
los efectos del cambio climático sino de poder obtener herramientas
que eviten su impacto.

Además pide a los países contaminantes que reduzcan sus emisiones
entre un 25% y un 40% para 2020. África es responsable del 3,8% de las
emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pero los impactos del
cambio climático serán mayores en el continente, cuya temperatura ya
ha subido medio grado, según diversas estimaciones. Los países
industrializados tienen una gran deuda climática con África
, señala
Cristina Rodríguez, del Área de Cambio Climático y Energía de Amigos
de la Tierra
. “Las emisiones que históricamente el Norte ha producido
han ocupado el espacio ambiental que debería ser compartido a nivel
global, amenazando así el derecho a la sostenibilidad de los países
del Sur”, explica.

Tala y biocombustibles

Africa se hará escuchar en Copenhaguen

Africa se hará escuchar en Copenhaguen

Rodríguez afirma que, además, parte de las emisiones de los países del
Sur han sido para el consumo en el Norte
. “En el caso de África, se
calcula que se ha destruido un 70% de bosque tropical para la
extracción de madera destinada en su mayoría a Europa y Estados
Unidos”. La deuda también se genera por supuestas soluciones frente al
cambio climático. “Cada vez hay más acumulación de deuda por el
acaparamiento de tierras por parte de las multinacionales”, aseguran
desde Amigos de la Tierra, “especialmente para las plantaciones de
agrocombustibles como la jatrofa”. En África, además, el cambio
climático afecta mucho a la agricultura y “el 66% de la población
depende directamente de ella. La adaptación de la agricultura al
cambio climático es otro tema pendiente por todo el negocio que se
quiere hacer con ello, destrucción de variedades, entrada del
agronegocio, de transgénicos…”.

Cristina Rodríguez valora positivamente el posicionamiento en bloque
del continente africano de cara a la cumbre, pero afirma que la
financiación que reciba debe cumplir unos criterios de equidad
internacional y fomentar la participación de la población
. “Se habla
de distintos mecanismos de lucha contra el cambio climático, pero lo
cierto es que ninguno contempla el punto más importante para la
mitigación y la adaptación, que es la soberanía de los pueblos
, que
cada pueblo decida cómo gestiona sus recursos y su vida en un proceso
de transición como el que representa el cambio climático”, concluye. AT_Logo

Declaración Soberanía Alimentaria -NY, mayo2009-

He aquí un nuevo modelo para un derecho humano fundamental e intocable, nuestra alimentación y la de las generaciones venideras.

Siguiendo con el concepto de Soberanía Alimentaria, en pocas palabras ‘como ayudar a todo el mundo a alimentarse‘ en lugar de ‘como alimentar al mundo’, impulsado por organizaciones mundiales como La Vía Campesina, entre otras, me gustaría añadir el enlace a la Declaración obtenida en el 17áva Sesión de la Comisión de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en Nueva York, de el pasado 14 de mayo.

Mas información sobre esta Sesión aquí.

Para contactar La Vía Campesina, escriba a Dena Hoff (Miembro de la comisión coordinadora de La Via Campesina) a:

viacampesina@viacampesina.org

Para contactar Amigos de la Tierra Internacional Soberanía Alimentaria, escriba a Martin Drago

martin.drago@redes.org.uy

La ONU cambia la perspectiva sobre la Soberanía Alimentaria

Nueva York, 14 de mayo de 2009.

Organizaciones sociales y ambientales reaccionaron favorablemente a las propuestas realizadas por el Relator Espacial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier De Schutter, durante la 17ª sesión de la Comisión de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas en Nueva York. Lo propuesto por De Schutter reafirma la necesidad de un nuevo modelo de producción que hace años promueven La Vía Campesina y Amigos de la Tierra Internacional, entre otros.

Campesino laborando.

Campesino laborando.

Las sorprendentes propuestas del Relator Especial de la ONU incluyen el derecho de los pueblos a acceder a la tierra y definir sus políticas de alimentación, así como también el principio de que los gobiernos deban apoyar a los más desprotegidos (como los habitantes del medio rural) e implementar modelos de producción que no contribuyan al cambio climático. […]

Acaba de leer la notícia aquí.

Grácias a Amigos de la Tierra Internacional.